¿Desde el punto de vista bíblico es correcto llamarle ministerio de alabanza?




¿Desde el punto de vista bíblico es correcto llamarle ministerio de alabanza, de cuántos ministerios habla la palabra, qué significa la palabra ministerio?

La palabra ministerio, viene del griego diakonía que significa servicio, ministración.

En el Israel del Antiguo Testamento, los levitas eran ministros de Jehová y los profetas también ministraban de una manera especial. (Deut 10:8; 21:5). Sin embargo, con la venida de Jesucristo a la Tierra se dio paso a un nuevo ministerio, pues Él comisionó a Sus seguidores a hacer discípulos de todas las naciones (Mt 28:19, 20). Por consiguiente, los cristianos llevaban un mensaje de reconciliación con Dios por medio de Cristo a un mundo alejado de Dios (2da Co 5:18-20).

Como aquellos que respondieron de manera favorable al “ministerio de la reconciliación” necesitaban preparación, instrucción, ayuda y dirección a fin de estar firmes y constantes en la fe y desempeñar la obra de hacer discípulos (2da Timoteo 4:1, 2; Tito 1:13, 14; 2:1; 3:8), después de Su ascensión al cielo, Cristo Jesús como cabeza de la iglesia dio “dones a los hombres”: apóstoles, profetas, evangelizadores, pastores y maestros, para ayudar “a los demás para que el cuerpo entero y unido crezca y se nutra de amor.” (Ef 4:7-16 Versión Nueva Biblia Viva).

Entonces, de lo anterior podemos concluir que, si lo que hacemos en la iglesia NO está llevando a la gente a reconciliarse con Cristo, entonces lo que hacemos en la iglesia NO es ministerio, porque no se cumple el objetivo, reconciliar a la gente con Cristo. No importa qué tan profesionales seamos en lo que hacemos, al final el resultado debe ser lo que versa 2 Corintios 5:18

El título de ministerio de alabanza no es el problema, el problema es, si entendiendo cuál es el verdadero objetivo de llamarnos ministerio no lo cumplimos como tal. Esto es lo que nos será demandado al final de los tiempos.

Ánimo en todo, el ministerio que nos ha sido encomendado es hermoso, dejemos que Dios nos use.

Dios bendiga tu vida, siempre.


Lucía Ramírez
Ministerio de Adoración Cristiano