""publicidad google"" ¿Por qué los músicos siempre pecan en el área sexual? - Comunidad de Adoradores

¿Por qué los músicos siempre pecan en el área sexual?






Decir que los músicos “SIEMPRE” pecan en el área sexual es lo mismo que decir que lo hacen “en todas las ocasiones en que es posible o se dan las circunstancias apropiadas; en todo tiempo” según el diccionario.

Bajo esa definición podemos estar de acuerdo en que no, no SIEMPRE los músicos pecan en el área sexual.
Pero por el uso común que se le da al término, la palabra SIEMPRE también se puede definir como “con mucha frecuencia”.
En ese sentido sí, los músicos siempre pecan en el área sexual, o lo hacen con mucha frecuencia.
Y también SIEMPRE pecan en el área sexual (y seguramente muchas otras) los ujieres, los que sirven en el parqueo, los que limpian las sillas, recogen la ofrenda, dan la bienvenida en la entrada, oran por los enfermos; los que evangelizan en las cárceles, los del sonido, los maestros de la escuela dominical, los pastores, etc.

Sí que suele ser más escandaloso cuando se trata de un músico porque son, por lo general, los más populares entre la congregación, pero esto de ninguna significa que son los únicos. De la misma manera, los pecados de tipo sexual suelen también ser escandalosos por sus connotación social y espiritual, pero si hiciéramos una cuenta de cuánto peca cada uno, seguro nos haría falta papel.  

El porqué los músicos (y demás servidores) pecan en el área sexual (y otras) comienza por la simple y a la vez compleja condición de seres humanos caídos que compartimos todos.

Todos tenemos un cuerpo físico que tiene necesidades y deseos. Nuestro Señor Jesucristo después de ayunar 40 días tuvo hambre, y el enemigo no le ofreció nada que su cuerpo no deseara en ese momento (Mateo 4:1-11).

Esa lucha entre lo que se quiere y se debe hacer no es nueva. Pablo habla de ella en Romanos 7:19-25. Bien dice, “Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros”. Y así como nosotros, él también se toma la cabeza entre sus manos y dice, “24 !Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte?” Y con alivio y gran esperanza nos hace ver al cielo y decir: 25 Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro…”

No hay forma de ganar la batalla sin la ayuda de Jesús y el Espíritu Santo. Somos débiles y vulnerables, además la sociedad cada vez con voz más fuerte nos trata de convencer de que tener sexo fuera del matrimonio realmente no es pecado y nos facilita muchísimo el hacerlo.

Nuestro Señor Jesús nos dice que debemos orar continuamente para no caer en tentación (Mateo 26:41), y es importante rodearnos de personas que procuren la santidad sexual igual que nosotros (2 Timoteo 2:22) y evitar cualquier situación que suponga un peligro (Proverbios 22:3). Este artículo toca puntos bastante buenos que vale la pena tener en cuenta para hacerle frente a las tentaciones sexuales.

https://www.gotquestions.org/Espanol/resistir-la-tentacion.html

Aprovecho a decirte que estas son situaciones delicadas en la iglesia y en la vida personal de quienes se ven implicados. Sólo trata de pensar cómo te sentirías tú si algo así te estuviera ocurriendo. Si el líder de alabanza de tu iglesia cayó, ora por él. Muestra misericordia. No le juzgues. No tires la primera piedra. Recuerda que nadie es perfecto y todos necesitamos de la gracia de nuestro Señor.

Si tú crees estar firme, ten cuidado de no caer (1 Cor. 10:12).










Daniela Vásquez
Lic. Psicología
Iglesia Ebenezer
< br />