¿Puede un músico cristiano tocar en una banda no cristiana?

Resultado de imagen para musicos cristianos



Este es uno de los tantos temas controversiales en la iglesia moderna, y mi objetivo con este artículo es mostrarte un panorama amplio de las dos posturas respecto al hecho de que “un cristiano puede o no ser parte de una banda no cristiana y tocar por ende música secular”, además de analizarlas y ver cuál es la postura bíblica correcta ante este tema de manera objetiva.

Previo a escribir este articulo me di a la tarea de escuchar las opiniones de varias personas en ambas posturas (quienes dicen que no es justificable por ninguna causa y quienes apoyan que en ciertos casos si se podría justificar). Mencionaré 3 de los principales argumentos de cada postura y analizaremos esto con espíritu de entendimiento y basados en las Sagradas Escrituras.

Primero no hay un versículo que diga “no tocarás con músicos no cristianos” o “no pintarás cuadros a gente no cristiana” etc. En este como en otros casos la Biblia no hace una mención directa sobre el tema, es allí donde tomamos como punto de partida el pasaje de “todo me es licito, mas no todo me conviene” 1 Co. 10.23., sin embargo, la mayoría de las veces estos temas son tratados basándose meramente en criterios y posturas personales y no necesariamente bíblicas.

Pongamos esto en contexto partiendo de dos tipos de personas; ya que según el caso en particular podemos hacer un análisis veraz. Por un lado, un músico amateur que se dedica a la música por pasatiempo y a su vez ejerce una carrera o profesión distinta a la de ser músico. Y por el otro un músico de profesión, que estudió años para obtener su título y su sustento diario lo obtiene al igual que todo mundo por medio de su carrera, en este caso la música (en este último es donde hay más conflicto).

Nombremos algunas de las razones por las que un músico de profesión cristiano decide aceptar tocar con bandas no cristianas y veamos qué tan objetivas son:

1- Es su profesión, y por ende su manera de ganarse la vida.
De la misma forma en que un ingeniero no le hace casas solamente a personas cristianas, o que un abogado solo atiende a clientes cristianos, lo mismo pasa con la profesión de ser músico, y es su forma de ganarse la vida la cual busca ofrecer sus servicios profesionales a la persona que lo necesite.
Hay que tomar en cuenta que para una persona que estudió durante toda su vida una carrera musical (bien sea desde antes o después de convertirse en cristiano), la manera de ver la música es totalmente distinta a las del caso uno (ya que aquellas otras personas tienen un trabajo donde consiguen el sustento diario y no tiene nada que ver con la música).
Hay muchos músicos cristianos que buscan arduamente trabajo como maestros de música o incluso en las iglesias, pero no los contratan, y como seres humanos normales tienen la obligación de llevar sustento a sus hogares y la herramienta que tienen para trabajar es su profesión, por ende, considero muy valedera esta posición, pues es injusto que a las demás profesiones no se les trate de poner un filtro para solo prestar servicios a cristianos en cambio al músico sí.
Ahora bien, si un profesional en la música va a realizar el trabajo de hacer música para gente no cristiana, quiero darle un consejo, para ello pondré el ejemplo que un amigo me dió, y es que así como un carpintero cristiano no debe prestarse para hacer en madera ídolos o utensilios que promuevan paganismo u ocultismo, de igual manera si a un músico cristiano le contratan para apoyar proyectos musicales no cristianos, este debe ser muy maduro espiritualmente para no contradecir su mensaje de fe con lo que su trabajo hace, y eso no es religiosidad, es más ética profesional, la que tienen muchos profesionales de la música quienes tienen bien definido que tipos de trabajo si se permiten realizar y que tipo de trabajos no, jamás vamos a comparar una banda sinfónica no cristiana con un perreo intenso de reguetón ¿me doy a entender?, debemos tener bien clara una ética profesional cristiana.



2- Es una forma de evangelizar y acercarse a los no cristianos, hay que ser luz en la oscuridad.


Muy interesante postura, y creo que es fiable hasta cierto punto pues Jesús ya que frecuentaba mucho con gente pecadora le decían “amigo de pecadores”, y él enseñaba que los sanos no necesitan médico, sino lo enfermos. Además, en verdad se puede aprovechar compartir de Jesús mediante el testimonio vivo en ciertas oportunidades y lugares en el que el trabajar con no cristianos nos permite estar, pero de nuevo, la manera de compartir a Jesús es con nuestro testimonio, ya que es en lo que muchos estarán pendientes de ver si conocen que profesas la fe en Jesús. 
Ahora la pregunta del millón sería ¿en verdad lo que buscas es reflejar y compartir el amor de Dios o es más justificar el capricho de tocar en bandas no cristianas?, esto lo debes tener muy claro y sin tratar de auto engañarte. Dios es el único que pesa los corazones, pero debes estar al mil % seguro de que es un llamado de Dios para compartir el mensaje testimonial en esos ambientes y de esa forma, de lo contrario estarías jugando fuego y si te aventuras a ese tipo de ambientes sin el favor de Dios, amigo estarás frito. 




3- Es una manera de crecer musicalmente.


Ya que desenvolverse musicalmente en las iglesias es limitado debido ha que en la mayoría de las iglesias locales hay estructuras musicales muy pautadas y de las cuales los lideres a veces no te permiten salirte ni un poco, por esa razón muchos músicos toman como desafío tocar con bandas no cristianas o llevarse con músicos no cristianos para “mejorar o enriquecer su estilo musical”. 
Creo que no hay ningún problema en tener amigos no cristianos que musicalmente sean mejores y de los cuales podamos aprender más, de hecho, es muy útil para alcanzar mayor versatilidad; es igual que un arquitecto recién graduado que busca llevarse con arquitectos con mayor experiencia para aprender más de ellos, sean cristianos o no.
Entonces es valedero tener de esos tipos de amigos, siempre y cuando no pierdas tu identidad, ya que hay personas tan débiles de carácter que tratan de imitar todo de sus mentores (y a veces no solo lo bueno, sino también se les pega lo malo) por ello este argumento de “para crecer musicalmente” no lo siento tan fuerte, pues puedo ser amigo de buenos músicos no cristianos y no necesariamente tener que ser parte de una banda con ellos, aunque es cierto que tocando con ellos te retes a practicar otros estilos, y en el caso de decidir tocar con ellos de nuevo hay que considerar tu ética profesional cristiana.
Yo en lo personal nunca he tocado con bandas seculares para aprender estilos nuevos, si tengo amigos no cristianos de quienes aprendo mucho musicalmente, y dichos conocimientos me los llevo para practicarlo y buscarme otros músicos cristianos que al igual que yo quieran incursionar en otros géneros, así practico nuevas cosas, crezco, y más que acompañar a otros en hacer su historia me dedico a hacer mi propia historia.



Ahora analicemos al menos 3 de los principales argumentos por los que se le prohíbe a un músico cristiano tocar en bandas no cristianas: 



1- El cristiano debe dedicar su talento solo a Dios, no puede hacerlo a dos señores.
Muchos de entrada dicen ¡por supuesto que no! “la luz no tiene amistad con las tinieblas”, “no se puede adorar a dos señores”, “las cosas viejas pasaron”, y varios pasajes bíblicos sacados de su contexto para apoyar un criterio personal, sin analizar objetivamente si dichos versículos dentro del contexto de su enseñanza aplican también a este tema en específico. 
Pero uno de los pasajes más fuertes es atribuirles a los músicos de iglesia actual la etiqueta de que ellos son “levitas” y por lo tanto deben estar completamente dedicados a Dios, así como lo eran los levitas del antiguo testamento. Pero tomando esta premisa de que los músicos son levitas apartados, vemos entonces que la culpa de que un músico de profesión tenga que tocar en bandas no cristianas para ganarse la vida sería culpa de la misma iglesia local, ¿porque razón? Porque es cierto, en la biblia los levitas eran apartados para la obra del Señor, pero eran completamente apartados, o sea a tiempo completo, tanto así que la mismas ofrendas y diezmos recolectados en esa época eran para sustentar a dichos levitas y sus familias, de esa manera ellos no trabajaban en ninguna otra labor mas que dedicarse al 100% en la obra del Señor. ¡El problema de hoy en día es que muchas iglesias locales (hay algunas excepciones) quieren obligar a dichos músicos de profesión a que solo toquen música en sus iglesias, pero no les pagan! ¡Ni siquiera una bonificación de transporte mensual!, lo cual entonces es injusto porque entonces están aplicando conceptos bíblicos solo en las partes que les conviene. 
Por ende, si una iglesia quiere que su músico de profesión toque música solamente en la iglesia entonces es su deber contratarlo y darle empleo, de esta forma este músico podrá prestar sus servicios totales a la obra y podrá sustentar a su familia. Las iglesias deberían ver a sus músicos de profesión como una excelente oportunidad para profesionalizar a los demás músicos de voluntariado. 
Amado líder y pastor, liderar no es solo dar órdenes y consejos, si no también brindar soluciones y estrategias, más aún si está en tu mano hacer algo más por tus discípulos.




2- Le es ocasión de caer a otros cristianos quienes al verlo se llevan un mal testimonio.


Somos cartas leídas, que van a decir, dirán que son cristianos pirujos, etc. Este argumento tiene validez, es cierto debemos cuidar el testimonio y existe la posibilidad que un no creyente nos vea tocando en un concierto y luego en la iglesia, lo cual desencadene cierta decepción a corazones débiles, (aprovecho esto para mencionar que hay muchos líderes que hacen cosas vergonzosas en la iglesia escudándolas de doctrina, lo cual nos hace quedar en mal a todos los cristianos, por favor no lo hagan). 
La biblia enseña que “si lo que comes le es ocasión de caer a tu hermano no lo comas” (1 Co. 8.13), y claro que la biblia lo enseña con el objetivo de cuidar el amor del prójimo, pero ¿qué pasa si en el tema de discusión la comida de ambos lados le está siendo ocasión de caer al otro? ¿a quién darle la razón si ambos son afectados?, en el caso de la música, un lado porque se siente ofendido por el mal testimonio del musico rebelde, y del otro lado el musico que se siente mal por la falta de consideración humanitaria. Vemos que a veces somos rápidos en aplicar un concepto bíblico solo a el lado que nos conviene, cuando la misma biblia nos enseña que antes de sacar la paja de un ojo saquemos la viga del nuestro, en otras palabras, pesar si en verdad estamos en la postura correcta y saber ponernos en los zapatos de otro.
Pero tomando en cuenta la razón de que hay que cuidar hasta cierto punto el corazón del prójimo, esto nos da pauta que no es con cualquier banda secular con la que debería tocar un músico cristiano, creo que por encima del querer ganar dinero están los valores y la convicción de que como cristianos todo lo que debemos hacer debe ser bueno según lo que nos enseña Filipenses 4.8, entonces, un cristiano por el echo de necesitar ganar dinero no puede permitirse trabajar en proyectos musicales cuyo contenido vaya en contra de los valores que después en la iglesia predica, en este caso si veo que no concuerda la luz con las tinieblas.



3- Tarde o temprano el cristiano sucumbirá en pecado.

Este argumento hay que tomarlo muy en cuenta ya que tiene mucha razón, aunque no para todos los casos. Un dicho popular dice que el que con lobos anda a aullar aprende, y no por ser falso es tan popular. Tiene su veracidad y el libro de los Proverbios 1.8-19 lo avala hablando de la influencia de las malas compañías.
Y es que es cierto, hay ciertas personas muy débiles en la fe, fácilmente susceptibles a ser influenciados por los ambientes que lo impulsan a hacer lo incorrecto, pero esto no solo es en el ámbito de la música, seamos honestos, en muchas otras profesiones (unas más que en otras) también hay mucha presión de grupo. Conozco ingenieros que en una celebración con sus compañeros de trabajo se les olvidó que eran cristianos y cayeron en la borrachera, también conozco señoritas muy consagradas que al tomar un empleo de promotoras de imagen perdieron su identidad y dejaron de ser las jóvenes auténticas que eran para adoptar posturas plastificadas y de apariencia, y muchos ejemplos más. Por ende, el músico, como en cualquier otra profesión, debe tener mucho cuidado de los ambientes de trabajo donde estará, siendo consciente y sincero consigo mismo acerca de sus debilidades y fortalezas. Yo en lo personal he podido ir a cenar a lugares donde hay ambientes no muy sanos dentro del contexto cristiano, sin embargo, yo voy a lo que voy y punto, no me causa efecto esos ambientes, pero tengo otros amigos que tan solo con pasar por la puerta de dichos lugares ya caen en pecado de nuevo. Así que, no todos somos iguales, evaluemos siempre nuestros ambientes de trabajo y nunca olvidemos nuestra identidad de hijos de Dios, en muchas ocasiones los amigos mas el ambiente tienden a corromper la vida de quienes son fácilmente manipulables, y si consideras que quizás por tu vida pasada o experiencias en ciertos lugares puedes ser frágil a descuidar tu relación con Dios, entonces amigo mío No lo hagas. 


En resumen, creo que si es un profesional de la música si puede trabajar en proyectos y colaboraciones con artistas no cristianos, e incluso tocar en bandas no cristianas siempre y cuando, uno; no se vea comprometida su ética profesional cristiana (testimonio) con el tipo de mensaje que promueva el género musical con el cual decida colaborar y el tipo de prácticas que realice con esas bandas no cristianas. Dos; que cuente con el apoyo pastoral y demuestre que es un cristiano maduro, con una firme vida de oración y lectura de la palabra, sobrio en la fe, con frutos del Espíritu y una vida comprometida con Dios.

Como dardo adicional. Amado líder, si tienes un músico de profesión y quieres que se dedique en lleno a la obra, aprovéchalo y contrátalo para que sea maestro en tu iglesia, con un buen sueldo (la biblia te lo avala), no solo señales sin buscar y brindar posibles soluciones. Y si tienes músicos voluntarios, bendice sus vidas financieramente de vez en cuando (según la economía de tu congregación local te lo permita), créeme, a varios nos ha tocado más de una vez ir a pie a nuestras iglesias locales por amor al Señor y la obra, es sabio y bíblico apoyar de una y más formas posibles a quienes se invierten en la obra.















Luis Lara
Dir. Comunidad de Adoradores.